lunes, 26 de diciembre de 2016

Navidad por el mundo: "Alemania"

Alemania

Glückliches Neues Jahr (Feliz Año Nuevo)

En la época navideña, Alemania guarda una serie de celebraciones y fiestas costumbristas que suelen prepararse para estas fechas tan especiales. Como era de esperarse, los más beneficiados son los niños, quienes reciben regalos y hornean galletas de navidad.



La tradición dicta dos etapas claves que se desarrollan en el mes de diciembre: la primera de ellas tiene que ver con la decoración del hogar, con adornos y detalles navideños como el Árbol de navidad.
En segundo lugar está la preparación de galletitas navideñas, un emotivo encuentro entre niños donde se imparte una clase para hornear galletas. Para ello, los pequeños llevan un delantal y los ingredientes necesarios para la elaboración de postres con distintas figuras. Finalmente, estas galletas son compartidas entre ellos y con su familia.

Otra actividad tradicional en Alemania con los “Christkindlesmarkt” o mercadillos navideños. Estos mercados se realizan en casi todas las ciudades de este país y en ellas podemos encontrar interesantes propuestas de artículos, recuerdos y artesanías a base de pieles o lanas. Además de encontrar ofertas de degustación de vino caliente, chocolate espeso, dulces y otros.

Adviento en Alemania

Una fiesta tan ceremonial como la navidad no puede estar ajena al “calendario de Adviento”, que representa el tiempo de espera al 25 de diciembre, día en que se rinde homenaje al Niño Jesús y se comparte en familia la cena de Nochebuena. Los calendarios de Adviento (también llamado Adventskranz) están marcados por un mensaje de peregrinación que se comparte cada día antes de la fecha central.

Estos calendarios son unas cajas decoradas que llevan una especie de ventana donde aparece cada día del mes hasta el número 24. Con el paso de cada día se van abriendo las mismas y podemos ver las imágenes que hay dentro, siendo cada imagen de una escena que representa la navidad.



Los alemanes despiden el año viejo brindando en honor a San Silvestre, y reciben el año nuevo con petardos y fuegos artificiales que pretenden ahuyentar a los malos espíritus. Cuenta la tradición que es costumbre dejar en el plato, hasta después de la medianoche, algunos restos de lo que se haya cenado, como una forma de asegurarse una despensa bien surtida durante el año siguiente.





Extraído de la página
Viaje Jet


No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Hijos somos todos"

Repasando algunas noticias, leí por allí este asunto de querer cerrar hospitales con la excusa de concentrar en uno moderno, tecnológic...